martes, 19 de julio de 2011

A un paso de la gloria

Riberas obtuvo un claro triunfo como local sobre Automovil Club, empató la serie por 1 a 1 y quedó a un paso de lograr el título de primera división de la Liga Nicoleña.

Con una soberbia actuación colectiva, Riberas venció al conjunto de San Nicolas por 100 a 76 y logró forzar un tercer partido que se jugará el próximo domingo a partir de las 21 hs.

El jueves pasado llegaron a disputarse los primeros 10 minutos de partido hasta que debió suspenderse el encuentro debido a la humedad en el rectángulo de juego. En ese primer cuarto arrancó mejor Automovil, con gran efectividad desde los 6,75m (4/8), ante la pasividad defensiva de ambos equipos, a los que les costaba hacer pié ante las condiciones climáticas adversas. Riberas reaccionó con un parcial de 10 a 2 sobre el cierre del segmento que lo puso adelante en el marcador por 22 a 19 hasta que se decretó la suspensión del encuentro.

El domingo, ante otro gran marco de público, el local tomó las cosas donde las dejó el jueves. Entró agresivo en defensa, forzando los cambios de marca en las cortinas, lo que le permitió defender bien a los tiradores visitantes que lanzaron 1/7 desde el triple en ese lapso. En ataque contó con una gran efectividad (11/18 de cancha), destacandose la labor de Jonatan Covinich, quién totalizó 13 puntos en el parcial con 6/7 de campo. Por el lado de la visita, solamente los arrestos individuales de Ivan Zuelgaray (7 puntos) le permitieron a Automovil mantenerse en partido, pese a los cuales la ventaja se estiró a 15 (46-31) al momento del descanso largo.

En el tercero, el juego se hizo friccionado (20 faltas entre ambos). Riberas no pudo contar con su carta de gol del primer tiempo -Covinich cometió rapidamente su tercera falta y debió tomarse un descanso obligado- pero se agigantó la figura de Rodrigo Ferroni, quien con 13 puntos y 4 rebotes se adueñó del juego interno. Juan Manuel Ciudad continuó con su noche inspirada en los lanzamientos cortos (7 puntos), Nicolás Gasanea condujo magistralmente (3 asistencias) y Fernando Rossi fue un león en defensa. Los que vinieron del banco (Loyola, Bregy, Petrella y Zariaga) aportaron pequeñas cosas y la diferencia se extendió hasta los 20 al finalizar el tercer cuarto y llegó a ser de 30 promediando el último segmento.

El partido se prolongó mas de la cuenta debido a una gran cantidad de fules cometidos por ambos equipos en el cuarto parcial (Riberas lanzó 17/25 en los últimos 10), siendo que el juego se encontraba definido mucho antes de la bocina final. Riberas controló el trámite del juego con mucha paciencia y no le dio chances a su rival, que chocó una y otra vez con el excelente planteo hecho por el conjunto villense.

Victoria que invita a la ilusión pero que se debe tomar con cautela porque, como expresaron sus protagonistas sobre el cierre del encuentro, no es la diferencia real entre ambos equipos, que esperan con ansias el último y definitivo el próximo domingo, encuentro que definirá al campeón del Torneo Apertura 2011.

1 comentario:

  1. Muy Bueno el resumen. Vamos Riberas!
    Pajaro

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario!